Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

15 mayo 2022
Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

Imagina un Océano Ártico sin hielo. Es bastante difícil, ¿no? Así que los soviéticos no se limitaron a imaginarlo, sino que incluso pensaron en algunos proyectos en el Ártico que pudiesen construir. Como casas cilíndricas para la gente y un ferrocarril a través del inhóspito Ártico.

Una quinta parte de la masa terrestre de Rusia se encuentra en el Círculo Polar Ártico, pero sólo el 1% de la población (alrededor de 1,5 millones de personas) vive allí. ¿Permafrost, inviernos duros durante la mayor parte del año, días y noches polares? En definitiva, la situación no es precisamente agradable. Sin embargo, la importancia de desarrollar proyectos en el Ártico siempre ha estado clara. Es rica en recursos naturales y sus aguas conectan Europa y Asia en la distancia más corta. Por ello, no es de extrañar que la URSS emprendiera algunos proyectos realmente impresionantes en la región.

1. Proyecto 501: “Vía muerta”

El ferrocarril transpolar fue el último gran proyecto de construcción previsto bajo el régimen de Joseph Stalin. Conectaba Chum, Salechard, Nadym, Novi Urengoy y Ygarka, y requería la construcción de un total de 1300 km de vía a través de bosques, ríos y pantanos casi infranqueables. El ferrocarril se construyó como una línea única con 106 puentes peatonales y 28 estaciones a intervalos de 40-60 km; la construcción comenzó en 1947, cuando unos 80.000 prisioneros del campo recibieron el encargo de tender las vías desde ambos extremos de la futura línea. Con el nombre de «Línea 501» en el oeste y «Línea 503» en el este, no es de extrañar que todo el proyecto se llevara a cabo en total secreto.

La antigua línea de ferrocarril se utilizó principalmente a principios del siglo XX. Se decidió no construir un puente ferroviario sobre los ríos Ob y Yenisei. El plan era cruzar los ríos en transbordador en verano y en hielo en invierno. Los troncos y las traviesas se congelaban a veces en invierno para que las locomotoras de vapor pudieran transportar los vagones.

Proyectos más ambiciosos emprendidos por la URSS en el Ártico

Las obras de construcción duraron casi seis años. Durante este tiempo, se completaron 700 km de ferrocarril, pero las dos secciones nunca se conectaron; tras la muerte de Stalin en 1953, la construcción se detuvo, los campos se cerraron y las vías ya construidas se abandonaron pronto.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

Locomotoras de vapor oxidadas, barracas de madera y torres de campamento se alzan sobre las vías en el desierto siberiano. En las afueras de Salekhard, una de estas locomotoras se encuentra sobre un pedestal como monumento a la «vía muerta».

Todavía existe una línea de ferrocarril de 200 km entre Chum y Rabitnanji (una ciudad al otro lado del río Ob, en Salekhard), donde paran los trenes procedentes de Moscú y Volkuta. Además, varias parcelas de la zona de Novi Urengoy han sido restauradas y se utilizan con fines industriales.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

2. Armas nucleares para derretir el hielo del Ártico


La Ruta Marítima Septentrional es la ruta más corta entre Europa y Asia. Sin embargo, hay un pequeño problema. El Ártico está cubierto de hielo y no se puede navegar fácilmente. Sin hielo, Rusia podría crear una ruta económicamente atractiva para las mercancías, abaratando el transporte de tránsito nacional e internacional. No hace falta decir que esto llevaría al desarrollo de los puertos y ciudades del norte. Sin embargo, puede haber formas de reducir el impacto del hielo marino del Ártico en la navegación. Para resolver este problema, los científicos soviéticos tuvieron una idea inusual.

En los archivos del Instituto de Investigación del Ártico y el Antártico, hay un memorando de Alexei Pekarsky, miembro de la Sociedad Geográfica, a Stalin proponiendo el lanzamiento de bombas atómicas sobre las capas de hielo. Pekarsky escribió en el memorándum que «los aviones con bombas atómicas podrían volar a lo largo de la ruta, las bombas romperían el hielo y crearían un canal por el que podrían pasar los barcos de transporte».

Stalin envió el documento al Instituto de Investigación del Ártico para su estudio. Los científicos concluyeron sobre los proyectos en el Ártico, que el uso de armas nucleares para eliminar el hielo del sería «muy eficaz«. Afortunadamente, en 1946, la Unión Soviética aún no tenía una bomba atómica. Sólo unos años después se desarrolló la bomba atómica. Por supuesto, la idea radical de bombardear el Ártico se abandonó posteriormente cuando se descubrió que las explosiones nucleares tenían importantes efectos secundarios, entre ellos la radiación. Sin embargo, la idea de utilizar la energía nuclear en el Ártico acabó fructificando de otra forma.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

A finales de la década de 1950, la Unión Soviética construyó su primer rompehielos de propulsión nuclear para poder atracar todo el año en sus aguas del norte. En la actualidad, estos potentes rompehielos de propulsión nuclear dirigen los buques en la Ruta Marítima Septentrional, y este importante eje de transporte se está desarrollando aún más en el marco de un proyecto nacional.

Ciudades con microclimas artificiales

La arquitectura de las ciudades polares debe construirse sobre pilotes para evitar que el permafrost se descongele y se hunda en el suelo debido al calor. También se tienen en cuenta factores como la protección contra el viento. Por ello, la estética y la comodidad tienden a pasar a un segundo plano, y en los años 60, cuando todo el país estaba cubierto de los mismos edificios prefabricados, la llamada Jruschovka, los arquitectos soviéticos tuvieron la idea de construir una ciudad ártica bajo una cúpula.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

En septiembre de 1961, la revista científica soviética «Youth Science and Technology» publicó una descripción de «una ciudad en la que todos los edificios están conectados por galerías cubiertas». Diseñado por los arquitectos S.Odnovalov y M.Tsimbal, el proyecto preveía un asentamiento en el Ártico consistente en un complejo de viviendas cilíndricas de 15 plantas conectadas por pasillos climatizados y diversas instalaciones de infraestructura. Cada uno de estos complejos puede albergar entre 500 y 10.000 personas.

Según los autores de los proyectos en el Ártico, «la forma cilíndrica aerodinámica aumenta la protección del edificio, especialmente contra las ráfagas de viento, y es muy estable durante las tormentas de nieve». El nuevo diseño debía probarse en Yakutia, pero al final sólo se creó una galería entre edificios residenciales en el pueblo de Udachny.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

Sin embargo, el concepto de asentamiento con microclima artificial ya se ha hecho realidad parcialmente en dos bases militares del norte de Rusia: el Trébol del Norte en Yakutia y el Trébol del Ártico en la Tierra de Francisco José. El edificio tiene forma ovalada y está conectado por un atrio triangular. En el interior, hay habitaciones, salas de estudio, un cine, una cantina, una sala de entretenimiento, una sala médica y un jardín de invierno con plantas.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS

El cambio climático


El destacado climatólogo soviético Budko teorizó que la causa principal del frío en el Ártico era el hielo del Océano Ártico, y que para hacer del Ártico un lugar confortable y habitable, había que encontrar una manera de derretir el hielo En 1962, este científico esparció hollín hecho de residuos de caucho industrial en el Círculo Polar Ártico, de manera que el hielo ennegrecido absorben los rayos del sol y se derriten más rápido. Para acelerar aún más el proceso, propusieron recubrir el agua sin hielo con una monocapa. Afortunadamente, como muchas otros proyectos en el Ártico, este concepto controvertido y costoso no se llevó a cabo. Sin embargo, el trabajo de Budko contribuyó significativamente al desarrollo de los modelos climáticos de balance energético actuales.

Proyectos en el Ártico más ambiciosos emprendidos por la URSS
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

MejorTour.com
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0
Shopping cart