Qué ver en Nara

Nara es la capital de la prefectura del mismo nombre que conforman la región de Kansai, la cual a su vez forma parte de Japón. Esta fue creada hace más de 1000, siendo una de las ciudades más tradicionales del continente asiático. Sigue algunas de las más características costumbres del país, lo que le ha dado forma a su cultura general. ¿Te gustaria saber qué ver en Nara?

Nara cuenta con algunas de sus mayores características que han ayudado a formar su ambiente que lo destaca entre otras ciudades de Japón. Su fachada está compuesta por toda clase de templos y monumentos venidos directos de esta época. Dándole un contraste entre las más modernas edificaciones del lugar. Convirtiéndolo en un hermoso lugar para recorrer.

También cuenta con una espléndida biodiversidad plagada por verdes praderas y flores de todos los colores que le dan una hermosa fachada al lugar. Esto es lo que le permite tener toda clase de animales viviendo en armonía. Como es el caso de los ciervos y cuervos que se encuentran esparcidos por toda Nara. Siendo muy común su avistamiento hasta el punto que han creado zonas con el objetivo de interactuar con ellos.

¿Qué ver en Nara?

La ciudad posee un estilo tradicionalista con el que es fácil conocer más sobre la cultura de Japón desde sus raíces. Muy aparte de las grandes tecnologías que si bien se han convertido en uno de los íconos del país. También se ha vuelto algo idílico para las personas del mundo.

Pero, sin duda, uno de los elementos más indispensables a la hora de familiarizarse con la cultura japonesas son sus atracciones y monumentos en los que se puede palpar la historia que conforma la ciudad. Estos son alguno de los lugares que puedes visitar:

Kasuga Taisha

Este es uno de los santuarios sintoístas más importantes de todo Japón, siendo fundado durante el siglo de oro de Nara en el siglo VIId.C. Si bien este ha sido reconstruido muchas veces a lo largo de su historia, debido a varios eventos que atentaron con la estructura del lugar. Lo cierto es que ha sabido mantener su esencia original pese a las circunstancias. Llegando a ser declarado como un Tesoro Nacional de Japón y un Patrimonio de la Humanidad.

Antes pertenecía al clan Fujiwara, una de las familias más poderosas de la historia de Japón, por sus conexiones con el trono del rey. Lo que le permitió  ser considerado como un Kampei-sha. Un título que solo se le daba a cierto número de templos que tenían el mayor poder en todo Japón.

Fue este clan el que contrató a Fujiwara no Nagate para construir esta edificación. Creando su fachada única la cual es rodeada por miles de lámparas. La cual se encuentra entre montañas y bosques, que permiten una interacción con la biodiversidad del lugar.

Parque de Nara

Esta es una zona pública que fue creada en 1880 que reúne los mayores componentes naturales de Japón. Algo que le ha permitido almacenar a más de 1200 ciervos que vagan libres por el lugar, con los que muchos visitantes logran interactuar con las debidas precauciones.

A pesar de tener una limitada extensión territorial, esta zona ha sido declarada como un “Monumento Natural”. Gozando con una accesibilidad a ciertos templos privados que antes no existían y el Monte Wakakusa. Una montaña que se encuentra en todo el patio de la edificación. De igual forma, posee toda clase de atracciones de primer nivel. Como son: el museo de Todai-ji, el santuario Kasuga o la gran estatua de Buda que tiene más de 15 metros de alto.

Monte Wakakusa

Esta es una de las montañas más altas de la ciudad de Nara, alcanzando una altura de más de 300 metros de largo. Teniendo toda clase de frondosos bosques llenos de una hermosa biodiversidad. Muchos utilizan al ya mencionado Kasuga Taisha para poder acceder más fácilmente a él.

Si bien esta es superada por otras montañas de mayor tamaño, lo cierto es que esta cuenta con una peculiaridad que la destaca entre las otras: el festival de Yamayaki. Un nombre que se puede traducir como “el Asado de Montaña”.

Este evento consiste en la recolecta de toda clase malas hierbas de la zona montañosa. Para que sea quemada, de manera anual, como una forma de rendir tributo al pasado que comparten el templo Kofuku-ji y Todai Ji.

Horyu-ji

Este fue construido en el año 607 por orden del príncipe Shotoku como una forma de rendirle tributo a su fallecido padre. Esta tarea se le dió a varios arquitectos de gran calibre quienes crearon una de las edificaciones budistas más importantes de Japón. Incluso en la actualidad se siguen descubriendo edificaciones antiguas que se construyeron cerca de esta.

Se encuentra en una zona con varias edificaciones impresionantes cómo él Kondo, la Pagoda o el Yumedono. Fue construido antes del nombramiento de Nara como capital de Japón. Por lo que es uno de los pocos monumentos que ha visto todos los periodos de la ciudad desde su apogeo hasta su declive.

Si bien ha sufrido toda clase de eventos que han perjudicado su estructura. Lo cierto es que ha sabido adaptarse a los tiempos venideros sin perder su esencia original.

MejorTour.com
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0